Opinión   

Pivotando

En baloncesto, pivotar es cambiar de dirección sin levantar un pie del sitio. La música lleva pivotando desde que empezó la era digital.

17/07/2017

Redactor: S.Grandío

¿Cuántas veces se pregunta un músico si su profesión, aunque sea lo que más le gusta, merece la pena? ¿Cuántas veces tira la toalla o está a punto de hacerlo por no poder vivir de la música? Muchísimas veces. La vocación pide seguir, pero la boca pide comer. La causa es porque dependemos de una Industria Musical con problemas. Y el problema es que nadie sabe cual es la solución para estos problemas de la Industria. 


En la explotación de la  música llevamos pivotando desde que arrancó la era digital: desde que en 1992 el uso del CD se extendió y de que en 1996 el Cd virgen pasó de valer 1700 pesetas a valer 35...y se copiaba un CD en 40 segundos no como a tiempo real cuando el cassette era el recurso analógico de clonar un vinilo. 


Luego, mientras unos nos volvíamos locos haciendo las grabaciones a 192kHzs y 24 bits, internet nos acostumbró a una resolución mp3 donde el archivo es una décima parte de lo que ocupaba en un CD. ¡Con mucha peor calidad! Y también aquí, en internet, hemos pasado desde el modelo iTunes, donde podías comprarte y descargar una canción o un disco completo, hasta el modelo Spotify (al que Apple tuvo que imitar con Apple Music) de suscripción mensual y barra libre de horas y contenidos.


Nosotros, los que estamos haciendo nacer Tolemias, creemos que este modelo de negocio de la suscripción es definitivamente el último pivote que la Industria Musical tiene que dar. Esperemos...porque si de esta no va, la propia industria puede acabar con un esguince de tobillo.


Eso si: ¡qué la Industria Musical pivote!. La música no necesita hacerlo. 


S.Grandío

linkedin.com/in/sgrandio/



Comparte esta noticia:



Te puede interesar